La oración de un pecador arrepentido

SALMO 51