La reputación del pastor

Inicio » Reflexiones » Iglesia » La reputación del pastor


John Angell James y Gardiner Spring

El carácter de un ministro es la cerradura de su fuerza, y una vez que se sacrifica, es como Sansón despojado de sus cabellos, una criatura pobre, débil y vacilante, la vergüenza de sus amigos y el escarnio de sus enemigos. Yo jamás protegería del escrutinio a los malos ministros, pero tampoco permitiría la difamación de los buenos ministros. Cuando un predicador de la justicia se ha detenido en el camino de los pecadores, y ha andado en el consejo de los impíos, nunca debe abrir sus labios en la gran congregación, hasta que su arrepentimiento sea tan notorio como su pecado. Pero mientras su carácter sea irreprochable, sus amigos deben guardarlo con tanto cuidado contra la lengua del calumniador, como protegerían su vida contra la mano de un asesino.

Cuando considero la incesante maldad, sutileza y astucia del gran enemigo de Dios y de la santidad, y cuánto su malicia sería gratificada y sus maquinaciones promovidas, al dañar la reputación de los ministros del Evangelio; cuando considero que hay una multitud de criaturas que le sirven y están bajo su influencia, criaturas tan desprovistas de principios morales, y tan llenas de veneno contra la verdadera religión, que están dispuestas a hacer cualquier cosa para calumniar a los justos, y sobre todo a sus ministros, no puedo explicar qué otra razón pueda haber, que no sea la intervención especial de la Providencia, que evita que la reputación de los pastores cristianos no sea más
frecuentemente atacada por la difamación ni destruida por la calumnia.

Pero probablemente vemos en esto, como en otros casos, esa sabia disposición de la Providencia, mediante la cual se conservan las cosas delicadas e importantes, exigiendo una mayor diligencia para su cuidado. Por lo tanto, los miembros de la Iglesia deben ser muy conscientes de la importancia de defender el carácter de su ministro. No deben esperar verlo como perfecto, ni tampoco buscar sus imperfecciones.

Cuando sólo puedan ver sus imperfecciones, imperfecciones que, después de todo, pueden ser coherentes no sólo con la piedad verdadera sino con la piedad eminente, que no se complazcan en magnificar estas imperfecciones o en mirarlas, sino en hacer todo lo posible para excusarlas; que se esfuercen por perder de vista sus debilidades al concentrarse en sus virtudes, de la misma manera que pierden de vista las manchas del sol en medio de su resplandor. Que no sean el tema de sus conversaciones, mucho menos delante de sus hijos y del mundo. Si hablas con desdén de sus faltas, ¿quién hablará admirablemente de sus excelencias? No lo mires con sospecha, sino que deposita una honrosa confianza en su carácter. No le hagas un ofensor por una palabra mal pronunciada, y no le niegues esa consideración amorosa y amable que le darías a otra persona. No conviertas sus imprudencias en inmoralidades, ni exijas de él esa perfección absoluta, que en tu propio caso es inalcanzable.

Cuidado con los susurros, las insinuaciones, el lenguaje corporal, o ese silencio calumniador, que es más difamatorio que la más amplia acusación.

Defiéndelo contra los ataques sin fundamento de otros. Nunca permitas que alguien hable de él en tu presencia con un reproche inmerecido, sin repeler con indignación las flechas de la calumnia. Expresa tu fuerte indignación contra los gestos que lo ridiculizarían, contra el escarnecedor que lo desprecia, y el difamador que lo calificaría de pecador. Por encima de todo, guárdate contra esos reptiles insidiosos que infestan nuestras iglesias, y siempre insinúan que sus ministros no predican el Evangelio, simplemente porque no repiten constantemente las mismas verdades en la misma forma y porque no alegorizan y espiritualizan todos los hechos del Antiguo Testamento, hasta que han encontrado tanto Evangelio en los caballos del carro de Faraón como pueden hacerlo en las epístolas de Pablo. Y también, porque se han atrevido a imponer la ley moral como la regla de la conducta del creyente.

Este espíritu de antinomia se ha convertido en la plaga de muchas iglesias. Es el más malvado y repugnante de todos los errores. Si las herejías que abundan en el mundo espiritual estuvieran representadas por los animales nocivos del mundo natural, podríamos encontrar algunos errores que se compararían con el buitre, el tigre y la serpiente, pero no pudiendo encontrar nada que fuera un símbolo adecuado del antinomianismo, hemos creado uno de nuestra propia imaginación. Unimos en algún reptil monstruoso: el veneno de la avispa con la deformidad de la araña y la baba de una lapa.

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, almacenarse en un sistema de recuperación o transmitirse por la forma o el medio que sea, sin el permiso previo del editor.

Extracto de “Los deberes de los miembros de la iglesia hacia sus pastores” por John A. James y Gardiner Spring. Reservados todos los derechos. Este libro está disponible en Cristianismo Histórico.