Definición de modestia cristiana

Inicio » Reflexiones » Definición de modestia cristiana


Jeff Pollard

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia (1 Timoteo 2:9).

¿Qué significa modestia? Igual como usamos las palabras amor y fe, usamos, a menudo, la palabra modestia sin comprender su significado bíblico. Los diccionarios modernos ofrecen definiciones como (1) Virtud que modera y regula las acciones externas, conteniendo al hombre en los límites de su condición y estado. (2) Recato en el porte y en la estimación que muestra uno de sí mismo.(3) Honestidad, decencia en las acciones o palabras. (4) Cualidad de humilde, falta de engreimiento o de vanidad1.

Noah Webster define la modestia como “ese temperamento humilde que acompaña la estimación moderada del valor y la importancia de uno mismo”2. Agrega: “En la mujer, la modestia tiene el mismo carácter que en el varón, pero la palabra se usa también como sinónimo de castidad o pureza en las acciones. En este sentido, la modestia es el resultado de la pureza de la mente, o del sentido de vergüenza y oprobio fortalecido por la educación y los principios. La modestia sin afectación es el encanto más dulce de la excelencia femenina, la gema más valiosa en la corona de su honor”.

Entonces, según estas definiciones, modestia es un concepto amplio que no está limitado a una connotación sexual. Este estado de ánimo o disposición expresa una estimación humilde de uno mismo delante Dios. La modestia, como la humildad, es lo opuesto a atrevimiento o arrogancia. No procura llamar la atención a uno mismo ni jactarse de una manera inapropiada. Aparentemente, Webster liga la castidad con la modestia porque castidad significa “pureza moral en pensamiento y conducta”. La pureza moral, como la humildad, no exhibe sensualidad como tampoco exhibe ostentación.

Detrás de estas definiciones hay un punto crucial: La modestia no es lo principal en el tema de la ropa. Es, ante todo, una cuestión del corazón. Si el corazón está bien con Dios, se conservará puro y humilde, y esto se expresará en modestia. Calvino comenta: “No obstante, siempre debemos comenzar con las disposiciones del corazón, porque es allí donde reina el libertinaje y, por ende, no habrá castidad. Y donde la ambición reina internamente, no habrá modestia en la forma de vestir”3. Concluye diciendo: “No cabe la menor duda de que la forma de vestir de una mujer virtuosa y piadosa debe ser diferente a la de una prostituta… Si la piedad se demuestra por medio de las obras, entonces debe ser evidente en la manera de vestir”4. Esto se aplica, no sólo a la adoración en conjunto, sino también a la vida diaria. Aunque es cierto que uno puede vestirse modestamente por algún motivo pecaminoso y orgulloso, no se puede vestir lujosa o sensualmente motivado conscientemente por algo bueno. Por lo tanto, la pureza y humildad del corazón internamente regenerado, tiene que, en definitiva, expresarse externamente por el uso de ropa modesta.

Varias palabras aclaran un punto de vista bíblico sobre la modestia. En 1 Timoteo 2:9, el apóstol Pablo manda que las mujeres “se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos”. George Knight III dice que la palabra traducida modestia5 tiene “el significado general de ‘respetable’, ‘honorable’, y cuando es usada en referencia a la mujer significa en otras partes, como aquí, ‘decoroso’”6. Observa que “arreglarse y vestirse son un aspecto por el que las mujeres suelen preocuparse y en él existe el peligro de caer en el exhibicionismo o la indiscreción”. Por eso, “Pablo centra su exhortación en este asunto y ordena a las mujeres que ‘se vistan’ en concordancia con su profesión de fe y su vida cristiana”7. Por tanto, la modestia es un componente del carácter cristiano y nuestro vestir debe “profesar” lo mismo que profesamos ser. Las directrices de Pablo implican que ésta es una cuestión especialmente peligrosa para la mujer.

Según Knight, pudor8 denota “un estado de ánimo o actitud necesaria para que uno se preocupe de la modestia y, por lo tanto, se vista con sencillez”. Significa “un sentimiento moral, reverencia, sobrecogimiento y respeto por el sentir o la opinión de otros o por la propia conciencia o sea vergüenza, dignidad… sentido de honor9. William Hendriksen dice que “indica sentir vergüenza, evitar salirse de los límites de lo decoroso”10. Esto significa que la modestia conoce los límites y quiere permanecer dentro de ellos; no busca el exhibicionismo.

Por último, modestia11 tiene entre sus significados “el sentido general de ‘discernimiento, sobriedad, templanza’ y, cuando se contempla como ‘virtud femenina’, se entiende como ‘decencia, castidad’”12. “El término sobriedad implica “un control sobre las pasiones del cuerpo, un estado de dominio en el área de los propios apetitos. El significado básico de la palabra tiene diferentes matices y connotaciones y representa ‘ese gobierno interior y habitual del yo, con su constante control sobre todas las pasiones y deseos que impiden que aflore la tentación a ser inmodesto’… en efecto, Pablo está diciendo que cuando tales actitudes controlan conscientemente la mente de la mujer, el resultado se hace evidente en su manera modesta de vestir”13. Kelly dice acerca del pudor y la modestia: “El primero, usado únicamente aquí en el N.T., connota reserva femenina en materias sexuales. El segundo… expresa básicamente un control perfecto de los apetitos físicos… Aplicado a las mujeres, también tiene un matiz claramente sexual”14.

¿Qué es, entonces, modestia cristiana? Dado que modestia puede significar muchas cosas, tomemos nuestra definición del material bíblico: Modestia cristiana es el control interior del yo, arraigado en una compresión correcta de uno mismo ante Dios, que se manifiesta exteriormente en humildad y pureza por un amor auténtico a Jesucristo, en lugar de una auto glorificación o vanagloria.

Me he tomado el tiempo de explicar un poco el significado de estas palabras porque hoy en día hay pastores que opinan que las palabras de Pablo sólo se refieren al uso de ropa lujosa, costosa o escandalosa dentro de la iglesia. Su argumento es que este tipo de ropa “distraería” la atención en los cultos de adoración. Lamentablemente, prefieren detenerse ahí y no ir más allá. Estoy totalmente de acuerdo con que esa idea va incluida en las palabras del Apóstol, pero estas personas pasan por alto el aspecto sexual que está claramente implícito en el pensamiento de Pablo. “Mientras que sus observaciones, en líneas generales, están de acuerdo con la diatriba15 convencional contra la extravagancia de las mujeres, lo más importante que Pablo tiene en mente es lo impropio de que las mujeres exploten su atractivo físico en tales ocasiones y también el trastorno emocional que pueden ocasionar en sus hermanos varones”16. Knight explica que “la razón por la que Pablo prohíbe los peinados ostentosos, la joyería recargada y los vestidos demasiado costosos se hace evidente cuando uno lee en la literatura de la época acerca de la desmesurada cantidad de tiempo, gasto y esfuerzo que requerían esas joyas y esos cabellos tan cuidadosamente trenzados; no solamente significaban un despliegue de ostentación, sino que también era la forma habitual de vestir de las cortesanas17 y de las prostitutas… es el exceso y la sensualidad lo que Pablo prohíbe”18.

Exceso y sensualidad; ambos tienen relación con la modestia. La mujer cristiana controla conscientemente su corazón y sus pasiones en lugar de vestirse y adornarse exagerada, costosa y sensualmente. Si es modesta, no llamará la atención indebidamente. Lo que viste no dirá “¡SEXO!”, ni “¡ORGULLO!”, ni “¡DINERO!”, sino “pureza”, “humildad” y “moderación”.

Un punto más:
Como el contexto inmediato de la Epístola de Pablo a Timoteo trata sobre el comportamiento de los cristianos en la iglesia, hay quienes afirman que para el Apóstol este debate se limita a las distracciones en el culto de la iglesia y no afecta los principios del modo de vestir en otros momentos. Lo repito, creo que estas personas no entienden a Pablo. La iglesia es “columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15). Por tanto, los principios enseñados para ordenar nuestras vidas en los momentos de adoración a Dios, deben ser la guía definitiva para nuestro caminar diario en su presencia. ¿Acaso es posible creer que la mujer debe vestirse con modestia en la presencia de Dios y de los hombres para asistir al culto y luego ataviarse con orgullo y sensualidad fuera de las reuniones de la iglesia? La siguiente observación de Knight es perceptiva: “Por tanto, las instrucciones de Pablo a las mujeres, al igual que las que acaba de dar a los hombres, están dentro del contexto de las reuniones de la comunidad cristiana, pero no se limitan a ellas… las mujeres han de vivir siempre en consonancia con su profesión de piedad, vistiendo modesta y discretamente”19. Tenemos, pues, directrices bíblicas referentes al vestir con decoro que empiezan en el contexto del culto de la iglesia y se extiende a nuestra vida cotidiana.

_________

Adaptado de La modestia cristiana de Jeff Pollard

Jeff Pollard: Anciano de Mount Zion Bible Church, Pensacola, Florida, EE.UU.

1. Diccionario de la Real Academia Española y otros.
2. Noah Webster, Noah Webster’s First Edition of an American Dictionary of the English Language (Diccionario americano del idioma inglés por Noah Webster, primera edición) (Anaheim, CA: Foundation for American Christian Education, 2006).
3. Juan Calvino, Calvin’sCommentaries (Comentarios de Calvino). Tomo. XXI, “The First Epistle to Timothy” (“La Primera Epístola a Timoteo”) (Grand Rapids: Baker Publishing Group, 1993), 66.
4. Ibíd.
5. κόσμιος {kósmios}.
6. George W. Knight III, Commentary on the Pastoral Epistles, (Comentario sobre las epístolas pastorales) NIGTC (Grand Rapids: Eerdmans, 1992), 134.
7. Ibíd.
8. α̕ιδώς {aidós}.
9. Knight, Pastoral Epistles, 134.
10. William Hendriksen, Thessalonians, Timothy, Titus (Tesalonicenses, Timoteo, Tito) NTC (Grand Rapids: Baker Publishing Group, 1979), 106.
11. σωφροσύνη {sophrosúne}.
12. Knight, Pastoral Epistles, 134.
13. Ibíd.
14. J. N. D. Kelly, The Pastoral Epistles (Las epístolas pastorales) (Peabody: Hendrickson Publishers, 1960), 66.
15. Diatriba – Un fuerte ataque verbal; un discurso dirigido en contra de alguna persona u
obra.
16. Kelly, Pastoral Epistles, 66.
17. Cortesanas – Prostitutas, especialmente aquellas cuyos clientes eran de dinero o de la clase
alta.
18. Knight, Pastoral Epistles, 135.

Cortesía de Chapel Library